La mujer escribe y eso es lo que importa










26 de febrero de 2017

Patricia Heras, Absolución (+1)


Patricia Heras Méndez



ABSOLUCIÓN

He ahorcado a mi inocencia.
Su orgullo adolecido aún voraz no impide que se mee encima,
su belleza efímera,
expira con los últimos latidos suplicantes.
Perdida entre flujos corporales viscosos y detritos.
La he visto patalear rabiosa e indefensa hasta morir,
parecía más humana que yo,
en su rostro desfigurado leo un pánico sumiso y crudo
que me arde entre las piernas...

Le he cortado el cuello a mi ilusión,
la colgué de un semáforo ciego
y vi cómo se desangraba incrédula,
borboteando nerviosa,
vi el dolor brillar muy cerca,
se fue apagando velado tras su mísero destino.

Abro la caja y está vacía.




BONUS TRACK


"De mayor quiero ser la chica que le dé al botón de la incineradora en la funeraria, tener una tienda de cómics y hacer una tesis sobre ellos en la universidad, escribir novela social sucia, ver la aurora boreal -Islandia, ahhhh!!!-, escuchar a los delfines, hacer música tecno bajo el hielo de la Antártida, pegarme un revolcón en un iglú, seguir los pasos de las Valkirias. Ir de mochilera por Indochina, 
aprender a tocar el piano"






Patricia Heras Méndez
(Madrid, 1974 - Barcelona, España, 2011)
ESTUDIANTE DE FILOLOGÍA/POETA
en Poeta muerta, Ediciones Capirote, Barcelona, 2014
para saber más sobre ella en: PLAYGROUND
para leer más en: EL LENGUAJE DE LOS PUÑOS
su blog: POETA MUERTA

25 de febrero de 2017

Amanda Castro, 2 poemas 2 (II)


Fotografía de Armend Nimani (Skopje, Macedonia, 2015)



ELLOS

Ellos no comprenden, Madre, 
ellos no te han visto 
     sangrar como nosotros 
ellos no vieron los buitres 
     sacarte los ojos 
los perros 
     desgarrarte 
     ellos no oyeron tus gritos de angustia, Madre

Él nunca pudo entender mi ira 
porque no te vio retorcerte 
          en la montaña 
     no te vio las manos quebradas 
          los labios rotos 
     el vientre hinchado de moretones 
          la vulva reventada 

Él no te ha visto nunca, Madre, 
él sólo tiene ojos para sí mismo 
los edificios altos 
y la corbata del domingo

No podía entenderme el alma hecha pedazos 
porque no ha visto tus ojos desterrados 
perdidos en el aire 
     ávidos de color 
Él no ha limpiado tus manos desgarradas 
No sabe el significado de un pañuelo blanco 
o una canción lejana 
o los colores de tu falda 

Él no conoce el terror del silencio 
La sensación helada de la sangre de los otros 
     sus gestos
     sus gritos 
     sus cuerpos carcomidos en los escombros  
sus cuerpos 
     tirados uno sobre otro 
     bañados de gasolina 
Nunca olió la carne humana ardiendo 
     los peces en el aire

Él no conoce el amor.

(de Onironautas, Editorial Letra Negra, Guatemala, 1984)



Turquía, 2013




Para separarnos
de los animales
inventamos palabras
que nos ayudaron
a nombrar
lo inexplicable
volvimos a jugar a Dios
Pero como ni dios ni las palabras
pueden nombrar las emociones
descubrimos
la piedra, el hierro, el átomo
y las guerras,
nos fuimos especializando;
la rueda, el carro, el microondas
el procesador de palabras,
el rayo láser, las plantas nucleares,
los gases nerviosos:
los hilos eléctricos
que conectamos a las humedades
de nuestros enemigos
para que nos digan cuentos
que ha sabemos,
descubrimos así el odio

(de Quizás la sangre..., Utopía Editorial, Tegucigalpa, 2001)






Amanda Castro -Amanda Lizet Castro Mitchell- 
(Tegucigalpa, Honduras, 1962-2010)
Fundadora de la Editorial Ixbalán de Honduras 
y defensora de los derechos laborales de las mujeres
en Honduras: inserción de la poesía femenina en lo contemporáneo
de Ada Luz Pineda
para leer más en EMMA GUNST
y en: REGISTRO CREATIVO
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...